CONSTRUIR SOBRE LO MAL CONSTRUIDO


Angie Gómez.

 

Si    la función de un estado es ejecutar y no supervisar, y  su función esta   supeditada al interés publico, entonces la tarea  está en camino.

Mientras los medios de comunicación,  se esfuerzan por deslegitimar la gestión y gobernanza de Gustavo Petro al  usar el twitter, como medio directo y eficaz para una nueva cultura de la información sin filtros  y  mover entre las capaz de la sociedad segregadas  tecnológicamente, en su mayoría de estratos bajos y sin acceso a internet; “nuevos” tecnicismos  como e-mail, Facebook, redes sociales etc.  que en su realidad poco se reconocen  (Y,  que si dejan gobernar,   posiblemente gracias a la propuesta de desarrollar las TIC’s, el software libre y  centros  informáticos en los microterritorios,  serán parte de  la realidad para una Bogotá verdaderamente  humana, no sólo para loa académicos, sino para el campesino, la mujer ama de casa, los niños de la ruralidad etc.)  En  otros espacios, menos nombrados pero más eficientes,  se piensan en cómo  lograr hacer realidad  lo que  Daniel Samper Ospina describe en su columna, una  carta de amor a Petro,  como un hueso de administración.

Espacios que  si bien en todas las  administraciones se plantean y debaten jamás  son parte de la agenda de decisiones e incidencia política.  La creación de  cabildos ciudadanos desde el norte hasta el sur de la ciudad,   espacios de participación para los jóvenes, la creación de  dos nuevas altas consejerías para las víctimas y las tecnologías de la información y comunicación  y  la designación presupuestal de 246 millones de pesos  para que  la comunidad ejecute programas y proyectos locales. Son apuestas para la inclusión social, aun insuficientes,  pero  que amenizan un clima de participación y construcción. Eso es priorizar  y dar posibilidades de acción y definición  de lo que si  y lo que no quiere la comunidad.

Ahora bien que  el alcalde no puede pretender refundar la ciudad ni renunciar a construir sobre lo construido, como  Salomón kalmanovitz lo insinúa en su columna de opinión,  es creer  que   la comunidad internacional  se equivoca al decir que las  ciudades del mundo deben  adecuar  y si es necesario restablecer sus modelos, en pro de la mitigación y reducción del daño ambiental. La gobernanza del agua,  no significa más que entender que   los procesos de desarrollo de una ciudad  y sus habitantes deben ir de acuerdo al comportamiento ambiental del territorio. No significa destruir  y  reconstruir, significa adecuar el daño  y no seguir reproduciéndolo. El agua es un eje articulador de la vida y si se quiere de la muerte. las olas invernales que  año a año destruyen el país demuestran la  necesidad de restablecer el modelo, argumento suficiente para  modificar en algunos casos el error, en otros la ignorancia.

Hace diez años, se empezaron  a desarrollar los planes para la construcción de la ALO,  un importante corredor  vial que sin importar el impacto  ambiental sobre el territorio  tenía que construirse para   seguir estimulando  un modelo urbano enfocado a la eficacia económica,  en aras de  un TLC. El cual haría de Bogotá,  el eje central para impulsar este acuerdo a nivel nacional.  Si bien es cierto que  no podríamos seguir pensando en una Bogotá  que   centra su poder político, administrativo y económico, en el centro y borde oriental,  cuando al occidente el potencial urbanístico es  perfecto para   construir  zonas francas.  Tampoco seria correcto  actuar a la ligera  cuando todos los beneficios son directamente para algunos.

Así que, el daño cultural y patrimonial a la nación que  hizo Petro, en su oposición al a construcción de  la ALO, según Kalmanovitz  en realidad  no cae por  el peso de sus argumentos ambientales,  cae pero encima de algunos, porque posiblemente   sin quererlo  pisa callos  de  políticos y empresarios que  detrás del TLC con Estados Unidos  tienen intereses y no precisamente ecológicos.

Si bien la propuesta de plan de desarrollo Bogotá humana ya, es controversial y requiere de recursos que sobrepasan el presupuesto de la ciudad,   también   recrea y materializa el sueño de una ciudad sin Segregación socioeconómica y espacial, ordenada  territorialmente  en torno al agua y fortalecida en  lo público. Desde distintas miradas y enfoques, todo confluye en el entorno político.  No podemos caer en el error de actuar para llenar encuestas de opinión y tener cifras de gestión, tenemos que actuar para el futuro, que seguramente  es más que 4 años.

 

Recursos.

http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-327367-petro-y-el-undecimo-mandamiento

http://www.elespectador.com/noticias/bogota/articulo-334412-bogotanos-podran-construir-plan-de-desarrollo

http://bogotaparticipa.gov.co/

http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-324911-construir-sobre-construido

 

Anuncios

About analisisdeplaneacionproyectopetro

el siguiente blog es para realizar un seguimiento de los diferentes medios de opinión pública con respecto al plan de gobierno de Gustavo Petro, enfocado en diversos ejes que explicaremos más adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: